cáncer de mama

Cáncer de mama: Qué es, Síntomas, Prevenir y Tipos

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una enfermedad grave que comienza en las células del seno, cuando un grupo de células cancerosas comienza a crecer juntas, forman un tumor que puede invadir el tejido circundante y propagarse a otras partes del cuerpo. 

A veces, las células en el seno cambian en condiciones no cancerosas antes de que el cáncer se apodere.

Síntomas.

Los síntomas del cáncer de mama incluyen dolor, sensibilidad e hinchazón en el área de los senos. Algunas mujeres experimentan hinchazón de senos antes de notar un bulto. Otras mujeres pueden experimentar bultos, pero es posible que no se sientan mal. 

El cáncer de mama es tratable si se detecta temprano. Si experimenta estos síntomas, debe consultar a un médico.

El cáncer de mama es a menudo un asesino silencioso porque los síntomas del cáncer de mama pueden no ocurrir hasta que el tumor se haya vuelto lo suficientemente grande como para sentirse. 

Otras afecciones médicas pueden producir síntomas similares. Sin embargo, su médico puede realizar pruebas para determinar si hay cáncer en el seno. Las pruebas incluyen una mamografía y una ultrasonido de seno. Su médico también puede recomendar una biopsia.

El tipo más común de cáncer de mama es el carcinoma ductal. Esta forma de cáncer comienza en los conductos y no se extiende a los tejidos circundantes. 

Causa un bulto en el seno o una descarga ensangrentada en el seno. Por lo general, se encuentra en el rango de tamaño de dos a tres cm.

El cáncer de mama metastásico puede extenderse a los huesos del cuerpo. Puede ocurrir en cualquier hueso, pero con mayor frecuencia ocurre en huesos cerca del núcleo. 

Los sitios comunes para el cáncer de mama metastásico incluyen la columna vertebral, la cadera, la parte superior del brazo y los huesos de la parte superior de la pierna. Puede recurrir en el mismo seno o en partes distantes del cuerpo, como los ganglios linfáticos. 

El momento más común para esta recurrencia es durante los primeros dos años después del tratamiento.

Aunque el cáncer de seno es más común en las mujeres, también puede afectar a los hombres. La American Cancer Society estima que aproximadamente 2,620 hombres serán diagnosticados con la enfermedad este año. 

Algunos signos tempranos de cáncer de seno pueden confundirse con otras afecciones médicas. Por ejemplo, puede experimentar el dolor de seno mientras amamanta u otra enfermedad.

Diagnóstico.

El cáncer de mama a menudo se diagnostica utilizando una de varias pruebas. La prueba más definitiva es una biopsia, que implica eliminar un trozo de tejido del área sospechosa utilizando un dispositivo de aguja especializado guiado por una radiografía u otra prueba de imagen. 

La muestra se envía a un patólogo para su evaluación. Los patólogos se especializan en la interpretación de pruebas de laboratorio y en el estudio de tejidos y células.

Un bulto en el seno puede ser el primer signo de cáncer de mama. También se puede descubrir a través de una mamografía, ultrasonido o biopsia. Un bulto sospechoso nunca debe ser ignorado. Si el bulto es canceroso, podría extenderse a otras partes del cuerpo. 

Sin embargo, una etapa temprana del cáncer de mama puede no mostrar ningún síntoma en absoluto. Las mamografías a menudo son muy sensibles y pueden detectar tumores pequeños.

Un diagnóstico de cáncer de mama es un evento que altera la vida. Cambiará su trabajo y vida hogareña, sus relaciones familiares e incluso su esperanza de vida. 

Su médico puede proporcionarle información y orientación sobre cómo hacer frente a su condición. También puede conectarse con otros pacientes con cáncer de mama para obtener apoyo y respuestas a sus preguntas. 

Dependiendo de la etapa del cáncer, pueden ser necesarios tratamientos diferentes. La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de mama, pero muchas personas se someten a tratamientos adicionales como la quimioterapia. 

La cirugía de cáncer de mama puede implicar la eliminación del tumor y parte del tejido circundante. En casos severos, puede requerir la eliminación de ambos senos.

Si le preocupa que pueda tener cáncer de seno, su médico puede recomendar una biopsia central bajo la guía de imagen, que puede evitar cirugías adicionales. Alternativamente, puede optar por someterse a una biopsia de escisión abierta, que implica la eliminación quirúrgica de todo el bulto. 

Si tiene carcinoma ductal in situ, la resección quirúrgica con o sin radiación puede ser el mejor tratamiento. Si es un paciente de alto riesgo, su médico puede recetar un anticuerpo monoclonal llamado denosumab. También se le puede dar bisfosfonatos o suplementos de calcio.

Otras pruebas utilizadas para diagnosticar el cáncer de mama incluyen ultrasonido y tomografía computarizada. El ultrasonido ahora a menudo se aplica como una herramienta de imagen médica, ya que es más sensible que las mamografías. 

La resonancia magnética es otra prueba de imagen médica que puede detectar tumores pequeños. Sin embargo, es costoso y tiene baja especificidad, lo que puede provocar sobrediagnóstico. 

Por último, la tomografía de emisión de positrones (PET) es la herramienta más precisa para visualizar la propagación del tumor. PET también ayuda a los médicos a determinar una respuesta al tratamiento.

Tipos de cáncer de mama.

Cáncer de mama inflamatorio:

El cáncer de mama inflamatorio es una forma relativamente rara de cáncer de mama que afecta a aproximadamente el 1% al 5% de las mujeres. Se caracteriza por un inicio rápido de enrojecimiento, edema y calor anormal del seno. 

El cáncer de mama inflamatorio generalmente afecta a las mujeres menores de 40 años y es más probable que ocurra en mujeres negras. Los hombres también pueden desarrollar cáncer de seno inflamatorio, aunque sus casos son menos comunes que los de las mujeres.

El tratamiento para esta forma de cáncer puede incluir quimioterapia, que es un poderoso agente anticancerígeno o una cirugía para eliminar el cáncer. 

Los tratamientos quirúrgicos pueden incluir una mastectomía, que elimina todo el seno. Los pacientes también pueden recibir una terapia dirigida, que se dirige a las células cancerosas que expresan altas cantidades de la proteína HER2.

Los pacientes con cáncer de mama inflamatorio deben consultar con su médico tan pronto como comiencen a experimentar síntomas, particularmente si los han tenido durante menos de seis meses. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los síntomas del cáncer de mama inflamatorio pueden ser causados por otra afección. Si experimenta dolor, hinchazón o enrojecimiento, consulte a su médico de inmediato para descartar una afección más grave.

El cáncer de mama inflamatorio es difícil de diagnosticar porque generalmente no produce un bulto en el seno y no puede ser detectado por mamografías. 

El aspecto más importante para determinar un diagnóstico para el cáncer de mama inflamatorio es el momento en que comienzan los síntomas. 

Una vez que se realiza un diagnóstico, los médicos pueden solicitar pruebas adicionales para evaluar la etapa del cáncer y determinar si el cáncer se ha extendido. 

Si se sospecha un bulto, los médicos pueden recomendar una biopsia y otras pruebas de imagen para confirmar aún más el diagnóstico.

Afortunadamente, los tratamientos para el cáncer de mama inflamatorio son bastante efectivos. La quimioterapia combinada, la cirugía y la radioterapia pueden ayudar a controlar el tumor y su recurrencia. 

Los estudios han demostrado que los pacientes que reciben un enfoque multimodal tienen más probabilidades de responder a la terapia y tienen una supervivencia más larga. Si bien estos tratamientos no siempre son ideales, pueden ofrecer un beneficio significativo.

El cáncer de mama inflamatorio es raro, pero puede ser una amenaza grave. A menudo se presenta síntomas que son similares a los de una infección de mama. 

También tiende a afectar a las mujeres más jóvenes que a otros tipos de cáncer de mama.

Carcinoma ductal:

Cuando se detecta temprano, el carcinoma ductal se puede tratar con éxito. Sin embargo, debido a que hay diferentes tipos de este cáncer, el tratamiento no es un enfoque único para todos. 

Los médicos considerarán varios factores para desarrollar un plan de tratamiento individualizado. Esto puede incluir el análisis de ciertas proteínas que aparecen en la superficie de las células y los receptores hormonales.

El objetivo principal del tratamiento con carcinoma ductal invasivo es eliminar el cáncer de los ganglios de seno y linfa, que forman parte del sistema inmune. 

El líquido linfático drena del seno en estos ganglios. El número de ganglios linfáticos puede variar de persona a persona.

El carcinoma ductal es uno de los tipos más comunes de cáncer de mama. Se caracteriza por células anormales en los conductos de la leche. 

Se considera la forma más temprana de cáncer de seno, y la probabilidad de que se vuelva invasivo es baja. Por lo general, se detecta durante una mamografía. 

Si se detecta temprano, las opciones de tratamiento pueden incluir radiación y cirugía conservadora de senos. Alternativamente, los pacientes también pueden someterse a ensayos clínicos.

Existen varios factores de riesgo asociados con el carcinoma ductal in situ. Los pacientes que se someten a una cirugía por este tipo de cáncer tienen más probabilidades de desarrollar otro cáncer en el seno contralateral. 

El tratamiento debe ser individualizado para reducir el riesgo de recurrencia. Después de la cirugía, la radioterapia es una opción para algunos pacientes. Si este tratamiento no mejora la supervivencia de los pacientes, puede necesitar quimioterapia. 

Sin embargo, debe ser monitoreada cuidadosamente para asegurarse de que no sufra otro tipo de cáncer.

El carcinoma ductal es el tipo más común de cáncer de mama y representa el 80% de todos los casos de cáncer de mama invasivo. 

Este tipo de cáncer generalmente comienza en los conductos de leche y se propaga a los tejidos cercanos. También puede extenderse a los ganglios linfáticos y el torrente sanguíneo. 

Cuando este tipo de cáncer se propaga a otras partes del cuerpo, se conoce como cáncer de mama metastásico. Un buen tratamiento para este tipo de cáncer es encontrar los orígenes del cáncer y tratarlo.

Una mamografía puede detectar carcinoma ductal. Sin embargo, se necesita una biopsia para confirmar el diagnóstico. Durante la biopsia, se usan agujas para eliminar las muestras de tejido del seno. 

También se pueden ordenar pruebas adicionales, como ultrasonidos o MRI, para ayudar a determinar el tamaño del tumor. Una vez que se han recibido estos resultados, a menudo se realiza una lumpectomía para mujeres con DCIS.

Cáncer de mama metastásico:

El cáncer de mama metastásico puede afectar varias partes del cuerpo, y los tratamientos varían según la gravedad y la ubicación de la enfermedad. 

El curso típico de tratamiento incluye cirugía y quimioterapia, pero la enfermedad también se puede controlar con terapias sistémicas. 

Estos medicamentos están destinados a reducir los tumores, detener la propagación de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Si bien estos tratamientos no se consideran una cura, pueden controlar el cáncer durante años.

Si el cáncer de mama metastásico se propaga fuera del seno, se clasifica como un cáncer en estadio IV. En esta etapa, las células cancerosas se han propagado de la mama a otra parte del cuerpo, como los pulmones, el cerebro o la piel. 

Cuando el cáncer de mama metastásico llega a estas partes, las células cancerosas forman tumores nuevos. 

En algunos casos, este proceso puede llevar meses o incluso años. El cáncer generalmente se propaga a través del sistema linfático, que es el sistema inmunitario Bodys.

Para diagnosticar el cáncer de mama metastásico, los médicos pueden realizar una exploración ósea o una resonancia magnética. 

Otras pruebas pueden incluir un análisis de sangre o un examen mucoso. También se puede usar una broncoscopia para determinar la presencia de metástasis en los pulmones. Si se detectan metástasis en el hígado, se realizará una prueba de función hepática.

El tratamiento para el cáncer de mama metastásico varía de un paciente a otro. La tasa de éxito depende de varios factores, como el alcance de la propagación del cáncer. 

Sin embargo, la perspectiva para una cura es mejorar con cada año que pasa. Para obtener el mejor tratamiento, los pacientes deben discutir sus necesidades individuales con sus médicos. 

También deben aprender sobre las últimas investigaciones y ensayos sobre opciones de tratamiento para el cáncer de mama metastásico.

En los casos en que los tumores están localizados, la terapia local es una opción. Esto puede ayudar a controlar el dolor y otros síntomas en el área afectada. En algunos casos, la radiación puede usarse para tratar la enfermedad. 

En otros casos, puede ser posible tratar el cáncer de mama metastásico con una combinación de tratamientos. El mejor tratamiento para el cáncer metastásico depende del tamaño del tumor y su ubicación.

El cáncer de mama metastásico no es infrecuente y afecta a una de cada ocho mujeres. Es la segunda causa principal de muerte entre las mujeres en los Estados Unidos y ocupa el quinto lugar en el mundo. 

Se puede detectar en el momento del diagnóstico inicial o meses o incluso años después. No hay forma de predecir cuándo ocurrirá el cáncer de mama metastásico, pero es importante buscar atención médica lo antes posible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
¿Cómo te podemos ayudar?