hipertensión sintomas y prevención

Hipertensión sintomas y prevención. Las 7 causas más comunes

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, es una afección en la que la presión arterial en las arterias es más alta de lo normal. Si no se controla adecuadamente, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Los síntomas de la hipertensión no siempre son evidentes, por lo que es importante medir regularmente la presión arterial y hacerse chequeos médicos periódicos. Respecto a la Hipertensión sintomas y prevención.

Algunos de los síntomas comunes de la hipertensión incluyen:

  1. Dolor de cabeza persistente
  2. Fatiga y debilidad
  3. Visión borrosa
  4. Zumbido en los oídos
  5. Latidos cardíacos irregulares
  6. Dificultad para respirar
  7. Dolor en el pecho

Sin embargo, muchos pacientes con hipertensión no presentan ningún síntoma en absoluto, lo que hace que sea aún más importante controlar regularmente la presión arterial para detectar cualquier problema.

La prevención de la hipertensión implica una serie de medidas. Estas incluyen:

  1. Mantener un peso saludable: el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para la hipertensión. Mantener un peso saludable es una medida importante para prevenir la hipertensión.

  2. Realizar ejercicio físico regularmente: hacer ejercicio con regularidad puede ayudar a mantener la presión arterial bajo control y prevenir la hipertensión.

  3. Seguir una dieta saludable: reducir la cantidad de sodio y grasas en la dieta y aumentar la cantidad de frutas, verduras y granos enteros puede ayudar a prevenir la hipertensión.

  4. Reducir el consumo de alcohol: el consumo excesivo de alcohol puede aumentar la presión arterial y aumentar el riesgo de hipertensión.

  5. Dejar de fumar: fumar puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de hipertensión.

  6. Reducir el estrés: el estrés crónico puede aumentar la presión arterial y aumentar el riesgo de hipertensión. La práctica de técnicas de relajación como la meditación y el yoga puede ayudar a reducir el estrés.

En resumen, la hipertensión es una afección grave que puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Controlar regularmente la presión arterial y tomar medidas preventivas como mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente, seguir una dieta saludable, reducir el consumo de alcohol, dejar de fumar y reducir el estrés son medidas importantes para prevenir la hipertensión.

Las 7 causas más comunes de la hipertensión

Muchos factores aumentan el riesgo de tener presión arterial alta. Algunos factores de riesgo, como los hábitos de un estilo de vida poco saludable, se pueden modificar. Otros factores de riesgo, como la edad, los antecedentes familiares y la genética, la raza y el origen étnico, y el sexo, no se pueden modificar. Un estilo de vida saludable puede disminuir el riesgo de desarrollar presión arterial alta, sin embargo, entre las variables de mayor incidencia se encuentran:

·  Edad. La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Los vasos sanguíneos naturalmente aumentan su grosor y rigidez con el tiempo.

·    Antecedentes familiares y genética. La presión arterial alta suele afectar a varios miembros de una familia. Gran parte de lo que sabemos acerca de la presión arterial alta proviene de estudios genéticos.

·         Hábitos del estilo de vida. Los hábitos del estilo de vida pueden aumentar el riesgo de presión arterial alta

·   Medicamentos. Algunos medicamentos recetados y de venta libre pueden hacer que al cuerpo le cueste más controlar la presión arterial. Los antidepresivos, los descongestivos (medicamentos para aliviar la congestión nasal), las píldoras anticonceptivas hormonales y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina o el ibuprofeno, pueden aumentar la presión arterial.

·    Raza u origen étnico. La presión arterial alta es más frecuente en adultos afroamericanos o hispanos que en adultos de raza blanca o asiáticos. En comparación con otros grupos raciales o étnicos, los afroamericanos tienden a presentar valores de presión arterial más altos que el promedio y desarrollan presión arterial alta a una edad más temprana.

·     Sexo. Los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar presión arterial alta durante la edad madura. Pero entre los adultos de edad avanzada, las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar presión arterial alta.

·    Factores sociales y económicos. Las investigaciones ahora muestran que existen factores, como los ingresos, la educación, el lugar en que se vive y el tipo de trabajo que uno tiene, que pueden contribuir al riesgo de presión arterial alta. Entrar a trabajar muy temprano o trabajar hasta muy tarde son ejemplos de un factor social que puede elevar el riesgo.

¿Cómo medir la presión arterial?

Para diagnosticar la presión arterial alta, un proveedor de atención médica te examina y hace preguntas sobre los antecedentes médicos y los síntomas. El diagnóstico de HTA suele ser fácil si las cifras son nítidas y constantemente elevadas a distintas horas del día o en diferentes lugares durante un período de 2-3 semanas, el resultado se comprueba con un brazalete que suele colocarse alrededor del brazo.

Es importante ajustar correctamente el brazalete. Si es demasiado grande o demasiado pequeño, las lecturas de la presión arterial pueden variar. El brazalete se infla mediante un pequeño inflador manual o una máquina. La primera vez que se controla la presión arterial, en general, debe medirse en ambos brazos para determinar si hay alguna diferencia. Después de ello, se debe usar el brazo en que se midió el valor más alto.

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg). La lectura de la presión arterial tiene dos valores.

·         Valor superior (presión sistólica). El primer valor (o superior) mide la presión en las arterias cuando el corazón late.

·         Valor inferior (presión diastólica). El segundo valor (o inferior) mide la presión en las arterias entre los latidos.

La presión arterial alta (hipertensión) se diagnostica si la medición de la presión arterial es de 130/80 mm Hg o más. Un diagnóstico de presión arterial alta se basa en el promedio de dos o más mediciones tomadas en diferentes ocasiones.

La presión arterial se agrupa según lo alta que sea. Esto se denomina establecer el grado. Establecer el grado ayuda a guiar el tratamiento.

·         Hipertensión de grado 1. El valor superior es de 130 a 139 mm Hg, y el valor inferior es de 80 a 89 mm Hg.

 

·         Hipertensión de grado 2. El valor superior es de 140 mm Hg o más, o el valor inferior es de 90 mm Hg o más.

¿Como se diagnostica la hipertensión?

La hipertensión se diagnostica midiendo la presión arterial del paciente. La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que consiste en un manguito inflable que se envuelve alrededor del brazo del paciente y un manómetro que mide la presión arterial en milímetros de mercurio (mmHg).

La medición de la presión arterial implica dos lecturas: la presión arterial sistólica (la lectura superior) y la presión arterial diastólica (la lectura inferior). La presión arterial sistólica representa la presión en las arterias cuando el corazón late y la presión arterial diastólica representa la presión en las arterias cuando el corazón está en reposo entre latidos.

La hipertensión se diagnostica cuando la presión arterial sistólica es mayor o igual a 140 mmHg y/o la presión arterial diastólica es mayor o igual a 90 mmHg, en dos o más mediciones separadas en el tiempo.

Es importante tener en cuenta que algunos factores pueden afectar temporalmente la presión arterial, como el ejercicio físico, el estrés y la ingesta de alimentos, por lo que es recomendable medir la presión arterial en diferentes momentos del día y en diferentes situaciones antes de hacer un diagnóstico de hipertensión.

Si se sospecha de hipertensión, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico preciso y comenzar un tratamiento adecuado para reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la hipertensión.

Tratamiento para tratar la hipertensión

A veces, los cambios en el estilo de vida no son suficientes para tratar la presión arterial alta. Si no te dan buenos resultados, el proveedor de atención médica puede recomendarte medicamentos para reducir la presión arterial. La modificación de los hábitos de vida es fundamental. Estas medidas deben agotarse antes de iniciar el tratamiento farmacológico.

El tratamiento para la hipertensión incluye cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, medicamentos. El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial a niveles saludables para prevenir complicaciones relacionadas con la hipertensión, como enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares. A continuación se describen algunos de los tratamientos más comunes para la hipertensión:

Cambios en el estilo de vida: los cambios en el estilo de vida son una parte importante del tratamiento de la hipertensión. Estos cambios pueden incluir perder peso si es necesario, seguir una dieta saludable rica en frutas, verduras y granos enteros, reducir el consumo de sodio y alcohol, hacer ejercicio físico regularmente y dejar de fumar.

Medicamentos: si los cambios en el estilo de vida no son suficientes para controlar la presión arterial, el médico puede recetar medicamentos para la hipertensión. Los medicamentos para la hipertensión incluyen diuréticos, bloqueadores beta, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II) y bloqueadores de los canales de calcio.

Monitorización de la presión arterial en el hogar: algunos pacientes con hipertensión pueden beneficiarse de la monitorización de la presión arterial en el hogar. Esto implica el uso de un monitor de presión arterial en casa para registrar la presión arterial en diferentes momentos del día.

Es importante seguir las recomendaciones del médico y tomar los medicamentos según las instrucciones. Además, los cambios en el estilo de vida deben ser duraderos y se deben realizar en conjunto con el tratamiento médico para lograr un control efectivo de la hipertensión.

¿Se puede prevenir la hipertensión?

Un
estilo de vida saludable para el corazón puede ayudar a prevenir el desarrollo
de presión arterial alta. Para tener un estilo de vida saludable:

·        
Elija alimentos saludables para el corazón con
menor contenido de sodio (sal) y alto contenido de potasio. Las frutas y
verduras tienen alto contenido de potasio. Para ver más maneras de limitar el
consumo de sodio, visite la página del plan de alimentación DASH (en inglés) o
imprima nuestro folleto de Consejos para reducir la sal y el sodio (en inglés).

·        
Evite o limite el consumo de alcohol.

·        
Haga actividad física con regularidad. Incluso
en cantidades pequeñas puede marcar una diferencia.

·        
Intente mantener un peso saludable.

·        
Deje de fumar.

·        
Controle el estrés.

·        
Duerma suficientes horas de sueño de calidad.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
¿Cómo te podemos ayudar?